Como hablar en público y no morir de un ataque de nervios

sb10063919l-001¿Qué pasa por nuestra mente cuando pensamos en hablar en público? Quizá nos acordamos de aquel incidente ocurrido, cuando nos olvidamos de una de nuestras frases durante el acto en que participábamos.

O tal vez de aquella otra conferencia durante la cual tuvimos la sensación de que cientos de ojos nos miraban fijamente. Este tipo de recuerdos basta para provocar escalofríos hasta en las personas más decididas.

La mayoría de las personas reconoce que prefieren cualquier cosa antes que dar una conferencia. Lo cierto es, que a la hora de hablar en público, muchas veces sentimos el deseo de escondernos debajo de una mesa, irnos corriendo, o que de repente y en un acto milagroso, alguien nos desaparezca del lugar. No caben dudas de que uno de los principales temores es enfrentarse a un público.

Esto se complica cuando de repente nos acosa la idea de que se nos puede borrar de la mente lo que pretendemos decir.

Sin embargo, y aunque no lo crea, una porción dosificada de nervios siempre es buena. De hecho, los grandes expositores de la palabra hablada, han manifestado tenerlos al inicio de sus discursos o piezas. Los nervios medidos, nos ayudan a preocuparnos por hacerlo mejor, anticipándonos, preparando adecuadamente nuestro material y practicando.

Es más, esos pequeños nervios, son la muestra de que nos interesa realmente lo que vamos a hacer o decir, si no nos importara, ni siquiera nos inmutáramos. El miedo escénico, es una sensación normal en cualquier persona que haya tenido que enfrentarse a un auditorio. Incluso los mejores artistas lo sufren.

El miedo escénico es un proceso de ansiedad que siente la mayoría de las personas cuando deben ponerse en pie para hablar ante un grupo de oyentes.

El miedo y su misterio

Frente a un examen oral, una entrevista laboral, la exposición en una conferencia o en un simple discurso, se padece estrés (energía negativa que provoca ansiedad y preocupación), ó temor (manifestaciones  neurofisiológicas negativas).

La saliva se ausenta de la boca; si se está de pie, la pierna derecha comienza a temblar; se altera el ciclo respiratorio; una inesperada tartamudez traduce las palabras de una voz destemplada o con tonos muy agudos; las manos lloran lágrimas de sudor (dos tercios de las glándulas sudoríparas en el hombre y la mujer están localizados en las manos), al igual que la frente, las axilas y la planta de los pies (hiperhidrosis); los latidos cardíacos marchan al galope; la presión arterial sube varias marcas en el tensiómetro (lo que provoca algunos desmayos); hay espasmos abdominales (alteración de los procesos digestivos que en casos extremos puede llevar a la náusea); contracción de la parte posterior del cuello (reflejo de pánico); y una tensión muscular que permite correr como de manera consciente no podría hacerse.

Es que la inhibición oratoria (fobia social), no discrimina: abogados, médicos, políticos, docentes, vendedores, y todo aquel que ejerce la palabra hablada como parte de su profesión sufre, en mayor o menor medida, de este “virus” que en el ranking de fobias ocupa el primer puesto (el miedo a la muerte está en 4to. lugar, lo cual permite deducir que la gente teme más hablar en público que morirse).

Incluso empresarios que son verdaderos “leones” negociando, cuando tienen que exponer públicamente se transforman en indefensos “corderos”. Lo que sucede es que en ese momento la sensación de soledad se potencia (miedo al cambio). El pasar de la platea (estado de protección) al atril solo (estado de indefensión) agolpa en la mente preguntas como: ¿tendré una buena imagen?, ¿el público me aceptará?  (Cuestionamientos propios de quien padece TAS (-trastorno de ansiedad social-), ¿recordaré todo lo que tengo pensado decir?, ¿me escucharán bien desde todos los sectores?

El temor no está en relación con el número de oyentes ni con la calidad del auditorio. Grandes oradores de la antigüedad, como Cicerón y el ateniense Demóstenes, lo padecieron. La falta de conciencia y de comprensión de la propia fisiología, psicología y naturaleza esencial, lleva a sufrir esta angustia

Para combatir un posible estado de nervios, debemos:

  • Seleccionar y acopiar la mayor cantidad posible de información, sobre el tema que se abordará;
  • Tener un objetivo definido de lo que persigue lograr con su participación;
  • Entrenar y ensayar previamente;
  • Conocer de antemano el auditorio y el escenario ante el que se actuará;

El día de nuestra actuación:

  • Debemos hacerlo todo con calma y control del tiempo, incluida la preparación de la ropa y todos los efectos personales que vamos a utilizar
  • No practicar excesivamente, para evitar lo superficial. Ejercitarse a última hora, al igual que ocurre con los exámenes en la escuela, solo hace que nos fatiguemos y nos quede una sensación de inseguridad sobre si estamos o no preparados.
  • Es necesario aceptar que hemos preparado bien nuestra ponencia y que todo irá bien.
  • Se recomienda visualizar nuestro material, con calma, y de forma efectiva trabajar sobre puntos determinados.
  • Debemos comer ligero y suficiente, evitando todo tipo de estimulantes.
  • Es prudente llegar temprano y familiarizarnos con la sala. Si es posible, es recomendable ubicarnos, previo al acto, en el lugar desde donde vamos a hablar;
  • Una vez que comencemos, hablemos hasta el final sin parar. No hagamos falsos comienzos. No nos detengamos a mitad y comencemos de nuevo;
  • Cuando cometamos un error, sigamos. Si nos paramos y corregimos el error, entonces habremos cometido dos errores. Miremos hacia delante, lo que pasó, pasó;
  • Incluso cuando hayamos realizado un pequeño desastre, terminemos de forma sólida y dando a la última palabra todo su valor y colocando en nuestra cara un gesto de simpatía y desenfado. Nada resulta más desagradable para una audiencia que alguien que al final de un discurso, conferencia o charla, frunce el ceño y se queja.

Publicar en facebookPublicar en Facebook
Compartir en TwitterCompartir en Twitter
Guardar en Del.icio.usGuardar en Del.icio.us
Compartir en LinkedinCompartir en Linkedin
Recomendar por mailRecomendar por mail
About these ads

Acerca de Mariano Blumenfeld

Algo de Negociación, otro poco de Cobranzas, mucho de Comunicación y una pizca de Social Media en [Bluenest]. [Communications, Social Media and a little bit of Negotiation & Collections. Social Media Manager in [Bluenest].

Publicado el 5 noviembre 2009 en PNL y Comunicación y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 29 comentarios.

  1. Todo lo indicado es cierto, lo que encontré más importante es la preparación anticipada eso va ayudar muchísimo, van a existir mayores posibilidades de no equivocarse y va aumentar la confianza.

  2. Que tal?? Soy licenciada en derecho, y tengo el problema de que me ponia muy nerviosa hablando en publico, aunque aun me pongo nerviosa con el tiempo me he dado cuenta que he ido mejorando, aunque aun me queda mucho por mejorar, al final todo es cuestion de preparacion y practica

  3. Gracias por esta página. Buscaba información y me la encontré. Chido. ME es de ayuda. Siempre entran los nervios al momento de hablar en público. ¿Habrá algo que nos ayude? Claro. En Esthalon punto com leí unas técnicas muy chidas también.

  4. Siiiii!! Es muy cierto lo que dices Mariano, el miedo a hablar en publico es muchisisismo mas común de lo que a veces creemos, estudios han demostrado que cerca del 95% de las personas sufre de algún tipo de miedo al parece ante un publico, incluso si la audiencia es poca. Yo para practica utlizo el recurso de autograbarme en video se los recomiendo xk me ha dado buenos resultados y si CONMIGO que fui siempre timido y retraido ha funcionado pues!! AUNQUE debo confesar que uno de los recursos que mas me ayudo fue un curso encontrado en internet se llamaba “comunicase sin trabas” y lo encontré en sección de educación de la web de Esthalon. CLARO ESTA, si no ponemos de nuestra partes pues los milagros no ocurren

  5. alexis galdames

    Hola me dejaste peor, ahora estoy más nervioso, le dedicaste más tiempo a las cosas terribles que pueden pasar que a la solución ajaajajajajaajajaaj

  6. Raquel lainez

    My problema es, que cuando hablo con mis profesores de english me ocasionan pena y nervios y comienzo y hablar rápidamente y no se me entiende nada de lo que hablo english o cuando leo un libro con ellos trato la manera de terminar rápido y leo demasiado rápido que no se me entiende nada y me siento con un pánico a hablar con ellos.
    Que puedo hacer?

  7. me da mucha ansiedad por el trabajo de mañana por que ay muchas gentes

  8. jean pierre

    hola para todos bueno esto me parece muy interesante, estoy consejos me ayudaron mucho ya que los puse en practica………

  9. lo unico que puedo compartirles es que los nervios se sienten al inicio de una charla exposicion u otra actividad donde implique la expresion oral, posteriormente se siente la confianza ante el público a quien nos dirijimos, pero agradezco enormemente los consejos que dan los especialistas en el caso…… saludos y confien en ustedes……….hay que confiar en que si podemos…. y si lo lograremos………….bye

  10. Hola a todos, el diA 1 de octubre me incorpore a mi nuevo trabajo, pero ya una semana antes me dijeron q tenia q dar una conferencia, al ppio no sabia a q tipode publico irria destinada, asi q pregunte y es para una grupo reducido de discapacitados mentales.Es mi primera charla y estoy atacada, aparte llevo un tratamieno contra la ansiedad, y hoy me he tenido q meter debajo de la lengua una pastilla..supongo q al final ira bien, pero odio tener q pasarla tan, mal pq ni puedo comer o cd lo hago me paso todo el dia en el servicio. saludos.la charla es este miercoles 20.

  11. Quisiera completar la excelente información de este post con una apreciación sobre las presentaciones de powerpoint que suelen acompañar a muchas de las ponencias. Básicamente, mi disertación es una crítica a aquellos ponente que abusan de la tecnología, convirtiendo sus parlamentos en una cuestión secundaria y dándole más relevancia a las diapositivas. Sugiero lean el artículo completo en este post:

    http://silosenovendo.blogspot.com/2010/06/maldito-powerpoint.html

    Un abrazo

    Juan José

  12. Si esta muy bueno, y es complicado hablar en publico la primera vez :)

  13. Excelente árticulo, cualquiera siente un poco de nerviosismo al comienzo. Lo que yo hago cuando me pongo nervioso, es moverme y preguntar algo pertinente al tema, eso me ayuda bastante.
    Todos los que quieren dominar el poder de la palabra, aqui pueden encontrar un excelente material:
    http://chris267.oratoriafi.hop.clickbank.net/

  14. Estimadisimo @Cordobes32, excelente este artículo que acabo de leer gracias a un tweet suyo… Me hubiese venido de perlas hace un par de años, pero ahora queda en los marcadores para tenerlo a mano cada vez que haga falta.

    Saludos!

  15. La primera vez que hablé en público fue en Caesars Palacede Las Vegas. Sí, increíble pero cierto y ante un aforo de unas 2.000 personas y en mi pésimo inglés.

    Me ocurrió por casualidad, tenía que explicar en 4 minutos por qué había tenido éxito comercial en España un producto americano que entonces (yo tenía treintaypocos) representaba en nuestro país.

    Me avisaron el día antes y no dormí preparando un Powerpoint y memorizando las frases clave.

    Subí al escenario el primero de todos, me habían dicho que sería el tercero pero los oros dos llegaron tarde. Así que de repente pusieron una fanfarria a todo volumen y anunciaron mi nombre…. la gente gritaba, aplaudía y silbaba… (americanadas de esas).

    A mi se me hacía imposible, estaba ocupadísimo. No veía nada al principio, la sala inmensa estaba oscura y yo superiluminadoketekagas. Terrible…

    Empecé a hablar tembloroso y de repente empecé a ver esas caras, miles de ellas, que me observaban y asentían, mostré un gráfico…

    Aplaudieron… tuve una sensación extraña, por primera vez en mi vida sentí un gusanillo especial, esas mariposas en el corazón revoloteando y golpeándolo con sus alas… increíble. Puse la siguiente diapo y volvieron a aplaudir… me sentí en la gloria, era una sensación casi orgásmica… acción… reacción… diapo+frase = aplauso… ufff…

    Y sin darme cuenta habían pasado los 4 minutos… Y yo quería más !!!!

    Descendí y e senté entre el público y me costó volver a ser yo mismo. Entonces ocurrió que vi la siguiente ponencia… me pareció horrible, malísima, pero aquella gente silbaba, aplaudía igual que habían hecho conmigo… y lo entendí.

    No soy un tipo importante, es el público el que es importante. Lo único que hay que hacer es salir, hablar y decir lo que tienes que decir. Ser honesto. A ellos no les importa cuan nervioso estás tú, quieren saber. Así que díselo y ya está.

    Desde entonces nunca me ha importado hablar en público, al contrario, me fascina, me pone. Se que he de controlar la situación, un gesto, una frase, una diapo hacen que el público se excite, así que la idea es provocar reacciones periódicamente, cada tantos minutos, dar giros, controlar el volumen, el silencio, y sobretodo no dejar que la luz te tape la visión del público, has de estar atento a sus ojos brillantes y saber hacerlos reír, sonreír o incluso casi llorar para que puedan pensar. Lo importante, lo realmente importante es transmitir y eso se hace desde la emoción más que desde la razón.

  16. Muy buen artículo. La verdad no me he afrontado ante esta situación ya que en mi carrera universitaria tome un curso de oratoria lo cual me preparo bien para poder hablar ante otras personas en publico. He participado en varias conferencias y ciclos como simposios, charlas, y no he tenido ese problema. Creo por un lado me ayudo bastante aprender tecnicas de oratoria, y por otro lado porque me gusta y disfruto mucho hablando ante otras personas. Quienes necesiten averiguen un curso de oratoria publica lo recomiendo.

  17. Desde hace varios años y junto a un equipo de profesionales del teatro, A Voces Comunicación, imparto cursos de técnicas teatrales aplicadas a la comunicación pública. A partir de un entorno relajado, unas pautas físicas y psicológicas sencillas y lúdicas y unas recomendaciones prácticas, conseguimos que quienes participan aprendan a controlar su voz y su cuerpo para comenzar mostrando la confianza que al principio no sienten. Ser capaces de transmitirla, de controlar el temblor de su voz y el movimiento corporal acaba por aportarles una seguridad que se incrementan cuando les mostramos “trucos” para hacer suya a la audiencia. De verdad, funciona.

  18. Un artículo muy didáctico, como pedagogo y experto en Comunicación, me parece de gran utilidad y de gran ayuda, para todas las personas que algún día tengan que enfrenarse a hablar en público.
    Gracias por aportar este interesante artículo que seguro que muchos ya estamos reflexionando y tomando ideas para poner en práctica.
    Una gran sonrisa y un saludo

    Ramón

  19. Muy buena nota.
    Respecto a no quedar pegado a los errores, la semana en una clase conversando de eso, alguien que hace improvisaciones nos dijo que el secreto de la improvisación es incorporar todos los errores a la rutina y transformarlo en un aporte para poder seguir adelante. Creo que es un secreto que ayuda mucho. En PNL le llamamos reencuadre, es lo que hacemos cuando tomamos una situación que a priori parece inconveniente y cambiamos la forma de abordarla, de modo tal que la convirtamos en una fortaleza a nuestro favor.
    Tengo un PPS en mi facebook, que publiqué para una amiga que esta actualmente trabajando sobre su miedo a hablar en público, les dejo el link:

    Saludos y a animarse!
    Mónica

  20. Muy interesante el articulo. Yo no he llegado a los sintomas fisiologicos mas graves que comentas pero si que he me he sentido incomoda y no me he expresado como suelo hacerlo y como hubiera querido hacerlo, me han faltado las palabras… Disiento en algo que tal como tu dices recomiendan los expertos y es disimular el nerviosismo y la inseguridad y yo estoy por hacer lo contrario, decir abiertamente que te sientes nervioso o inseguro o que es la primera vez que hablas, etc., y a continuacion empezar la conferencia, eso hace que el publico sienta empatia y sea mas compresivo y te sientas mas comodo, mas natural, sin ese envaramiento que supone el disimulo.

    El otro dia oia por Internet una conferencia de una artista plastica admirada y reconocida mundialmente por su pintura y fue realmente penoso oirla, repetia las palabras hasta cuatro veces en un tartamudeo insufrible, uff…, asi hablo unos veinte minutos o mas.

    Si, tal como dice tioeze la pasion sobre un tema te da alas, por ejemplo una persona que tiene que reinvidicar algo o que tiene un enfado, va a hablar hasta que diga todo lo que tiene que decir, sin problemas de inseguridades.

  21. Muy interesante, da unos consejos muy prácticos para hablar en público, tod@s creo que hemos pasado por ese mal trago.
    Enhorabuena por el post

  22. Me gustó y me pareción excelente el final!

    Es algo que muy pocas veces se tiene en cuenta y es como que luego de que tanto te gustó la charla (como espectador) se te van las ganas de seguir interiorizándote del tema.

    Si el orador no está confiado ni cree en que lo que dice es lo mejor del mundo (por mas que no lo sea -ojo-) seguramente no tendrá el éxito o impacto que se quería dar.

    Interesante el post y da para charlar mucho mas.

    Saludos!

  1. Pingback: Como hablar en público y no morir de un ataque de nervios

  2. Pingback: Tweets that mention Como hablar en público y no morir de un ataque de nervios « Negociación, Comunicación y Cobranzas -- Topsy.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 58 seguidores

%d personas les gusta esto: